El hombre, un esclavo de la Muerte y de Satanás.

Aparentemente usted camina libre por las calles, parques y centros comerciales, usted piensa lo que quiere, las supuestas decisiones que toma le han hecho sentir que usted es libre, y esa es la supuesta concepción de libertad con la que ha crecido, pero; ¡el hombre no es libre!, es un esclavo. La Biblia dice en Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. El hombre no ve en sus brazos grilletes y cadenas, pero esta sumido en una esclavitud tan poderosa que lo ha subyugado a vivir bajo la maldición de la muerte espiritual, (la separación completa de Dios y del Reino de la Luz), y bajo el poder del pecado, el que articula todo esto es Satanás, el ser humano como una marioneta vive de acuerdo a lo que Satanás quiere, los hilos que el usa en la Biblia son descritos como la naturaleza pecaminosa que subyuga al hombre, que lo obliga a vivir en pecado y que lo hace a el mismo pecado, pone una dura carga sobre sus hombres, daña su espíritu, mente y corazón; heridas que se ven traducidas en imposibilidad de cambiar sus conductas, profundas amarguras, depresiones, suicidios, un mundo hecho trizas y sin esperanza para recuperarlo. Esta esclavitud controla la mente del hombre impidiéndole reconocer y ver la luz de Dios, controla sus pensamientos haciéndolos siempre contrarios a Dios.

 


Dios quiere que sepa, lo que la Biblia dice en Juan 8:32; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

 

Esta es la única forma que podamos ver la realidad, con los ojos de Dios. Solamente cuando la luz del Evangelio resplandece en la persona, le permitirá ver las evidencias de su condición pecaminosa y de esclavitud, el poder de conocer la verdad romperá las cadenas en su mente y en todo su ser. Cada vez que la Biblia de refiere a la luz, y al conocimiento de la Verdad se refiere a Jesucristo, Este conocimiento de la Verdad trae vida y libertad. Por eso debe usted urgentemente conocer la verdad del Evangelio.